"Seducido por la voluntad del aire"

Discreto, el sin tierra, de vez en vez nos obsequia un detalle de sus visualizaciones narrativas...

EL HOMBRE DE CRISTAL

Author: EL AERONAUTA /

Un dogma oportuno desplaza la inventiva peculiar, la que arrea esta bifurcación desmedida. La presentación de una triste congoja, es lo que describe y argumenta como las antípodas del frágil antihéroe. Un mortal supuesto, más ficticio que mortífero; quebranta un par de caricias voluntariosas, para el escudo frondoso del tosco prolifero. Festejan al unísono sus signos vitales, debido al causal del gradiente científico. El amanecer se hace arrugas de basilio en el crepúsculo de su inconsciente. El plan creativo se desprende de la habilidad que heredo el viento de soplar. Incubado aliento para el soporte óseo preciso, no quiera el frió ser tan despiadado, ni tan gentil. Hormonal se despide nuevamente el cromosoma inmolado, por x auspicio cualesquiera y, homologado por sus cuarenta y seis insistentes. Matemáticas a Marzo, el corazón a diciembre; suma conveniencia para la despedida festiva y el arribo alegórico. A deshora el retraso siempre es puntal en la coartada, sin utilidad ni usos horarios. Sonríe posesivo el sol, en el bolsillo derecho del alma… para la incredulidad de otro sitio tan oscuro. El miedo se adeuda una visita, pero siempre le agrado arribar por sorpresa. De es profeso tiembla para el asombro, en estos tiempos escasos, portentosos y espontáneos. Lucida su cruz, enaltece el sacrificio de poblar su pecho. Su sombra, rehusa su condición y llora despechada por el amor que persigue. El hombre de cristal sonríe y se aleja, por su duda, de todo agudo ruido.

Se ha producido un error en este gadget.