"Seducido por la voluntad del aire"

Discreto, el sin tierra, de vez en vez nos obsequia un detalle de sus visualizaciones narrativas...

EL ASUETO DE LA BUENAVENTURA

Author: EL AERONAUTA /

Mandinga amaneció escaso de pie derecho, para un domingo parroquial. Escatológicos e intermitentes pasos a merced de un siete vidas, encaminado hacia su próximo suicidio. Se acopia las sendas del tiempo, y se torna esquivo el éxito de los movimientos, cuan sufrible sea la desdicha para delegar culpa en cualquier tercero. La descortesía de los hechos, con la voluntad del infortunio y sus secuelas dieron aun mas claridad a la utilización diaria. Atinando en la sospechas del mismo tropiezo, con ecos hipocondríacos de los que siempre gráfica la historia. Ligando algunos días de truenos para el cúmulo nuboso que lo acompaña. Repeticiones y presagios para cada uno de sus responsables, en la peripecia cíclica. Los originarios de un único pensamiento; se depositan en las sucesiones de entendidos y desafortunados, desconsolados se aúnan en la derrota para debatir porque los hombres nunca lloran. Como así mismo; se anotician sobre la maravilla de la media naranja madura; la cual intenta, por una tesis natural, caer sin su otra mitad. Ecológicamente incorrecto, paradigmática y relevante se hace cronológica la condena implícita. Inclusive los impropios, escasos de bendición, encuentran pertenencia en las vulgaridades ajenas. Mandinga y sus gualichos se resignan a la cruenta versión de los acontecimientos, y al proverbial asueto de la buenaventura. Su consuelo se torna pretexto, con un leve indicio de abandono lo reprime. Y se prodiga malicioso, a la buena de Dios.

Pensamientos